ODONTOLOGOS SIN FRONTERAS

Subtitle

TESTIMONIOS

ANDRES GARROBO - VOLUNTARIO DE ESPAÑA - DELEGACIÓN 2018 

Mi Octava Maravilla

Soy el último pata que queda por Perú, y vengo a dar broche final a este inolvidable capítulo en mi vida antes de partir de vuelta a casa. Me despido como miembro de una pequeña familia que creció bajo el abrigo de Odontólogos Sin Fronteras. A todos y cada uno de ellos, quiero dar las gracias por hacer de este proyecto siempre soñado, una vivencia cumplida, sin igual. No es un adiós, sino un “quizás, quizás, quizás...” os vuelva a ver; y ojalá sea para devolver sonrisas, tanto propias como ajenas.

Llegado el momento de marchar, quise tomar unos minutos para mi. Calzado con mis fieles botas de aventurero, mi polar y cortavientos, bajé a recorrer las calles de la monumental ciudad de Cusco. Había caído la noche, sentía el fresco en mis mejillas y mi nariz tornó rosada. Aún con el bullicio, me sentía en una burbuja. No escuchaba más allá de mi respiración, el resto pasó a un segundo plano, murmullo que acunaba mi caminar. Vidriosos mis ojos al recordar. Emoción que no pude contener. Esto se acaba, y hay mucho que contar. Belleza y misticismo, encanto por doquier, historia viva plasmada en su callejero, que nos traslada a una época de esplendor y bonanza. Centro del centro de una de las culturas más ricas sobre la faz de la Tierra, los lncas. Plazas, casonas e iglesias con influencia colonial y gran mestizaje. Una ciudad plural, activa.

Ha pasado casi un mes desde que me aventuré a cruzar el charco con el único objetivo de vivir una experiencia de cooperación internacional, prestando un servicio de atención primaria odontológica a poblaciones vulnerables. Para mí, acotarlo de único objetivo queda corto. Han sido innumerables los momentos que me llevo; a nivel profesional, asimilando destrezas de trabajo en equipo y aprendiendo a trabajar en condiciones que para nosotros serían insospechadas. Adquiriendo, también, mano y tacto, realizando tratamientos de calidad con escasos recursos.

En una esfera más personal, y es aquí donde más me puedo regodear, es inevitable hablar desde el cariño, la gratitud y fraternidad. Un grupo de jóvenes odontólogos nos vimos inmersos en una labor humanitaria con gran trabajo previo de organización y contactos. Desplegar una campaña desde cero en una población sin grandes recursos nos abre las puertas al sentido más fiel de humanidad y altruismo. Todo lo que estuvo de nuestra mano fue poco para agradecer a los sectores más humildes, que nos brindaran lo mejor de sus fogones, cosechas o animales por nuestra labor en las áreas campesinas del sur de Lima.

En un intento de paliar las necesidades de atención sanitaria, nuestra jornada estaba diseñada para acabar pasado el mediodía. Era tal la multitud que aguardaba a la puerta desde la madrugada para recibir algún tratamiento, que ampliábamos nuestro cupo de trabajo diariamente para poder dar así cabida a un mayor número de personas.

Historias en sus ojos, en sus manos trabajadoras, en sus enseres y ropas. Arrugas por un sol andino. Color café con leche, tez morena y pelo negro. De la costa, la sierra y la selva. Necesidad de apoyo y de ser escuchados.

Escalofrío al rememorar sus palabras, lo distinta que es una sociedad al otro lado del mundo: la mujer en las zonas rurales, el yugo de la imposición, la injusticia fomentada por los altos cargos, la precariedad en la infancia o el acceso al agua y los alimentos. Concienciación, también fue nuestro trabajo.

Y en medio de un escenario que pinta desolador: una sonrisa, un canto, color y danza en medio de una plaza. Pintoresco mestizaje y costumbrismo, enamorado de sus ritmos. Hay quienes no pierden la esperanza y siguen labrando en pro de un futuro mejor para quienes están por llegar. Cautivador y admirable recuerdo.

Fuimos exploradores de lo desconocido, partimos desde el confort, de tenerlo todo a grifo. Orden y recibo, menos valorando aquello que para otros no es sencillo. Lejos de toda comodidad, lo justo para sobrellevar los días, comiendo arroz, teniendo agua caliente incierta y noches de tormenta, echamos en falta lo que antes nos era superfluo. Lección: con poco se tiene todo.

[email protected], patas, personas, que como dice el dicho, cada uno éramos de nuestra madre. Algo se debió mover en la misma dirección dentro de cada uno de nosotros para arrimar el hombro y hacer esto juntos. Perú, Chile, Argentina y España, todos y cada uno de nosotros con un bagaje y una personalidad distinta. Formas y maneras que nos parecían exóticas en un mundo que ahora no tenía fronteras. Letras y palabras que acompañan nuestros corros con una chela al polo y un cuenco con cancha.

Sus caras han pasado a mi mente en un marco sempiterno. Serendipia para mi alma. Pues ha sido el destino el que nos unió un buen día, y ahora está en sus hojas en blanco decidir qué será de nosotros en esta vida.

Acabada la experiencia del voluntariado, quise conocer más a fondo el país. Mochilero por albergues, disfrute como un crío; y confirmé en primera persona su deliciosa gastronomía e historia. Dentro de lo posible, pude admirar y quedar sin aliento al ser conocedor y testigo de una cultura rica en matices que amaba la naturaleza. El Sol, la Luna, el Arcoíris, la Lluvia... Intima conexión y reciprocidad entre lo terrenal y el cosmos. Los inteligentes incas tenían un dominio de su entorno sin precedentes. Adentrándome en sus ciudades, construcciones, templos y ritos, quedé boquiabierto por tanta precisión.

Recorrí sin descanso los escalones de todos los yacimientos arqueológicos del Valle Sagrado. Contemplé atardeceres entre llamas y alpacas. Y llegado el momento, desde lo más alto, tras un sinuoso viaje, divisé lo que la Pachamama quiso ofrecernos. Mañana de niebla, de densas nubes, silencio y expectación. Quiso después abrirse un claro entre las montañas que cobraron un tono verde esmeralda y un trasfondo de tonos azules nos daban sensación de profundidad. La niebla se iba elevando, como suave textura de algodón, y frente a mí, iluminado por los rayos de sol, Machupicchu, una maravilla del mundo. Creo que fue el colofón de este viaje. Lágrimas de felicidad y vuelco al corazón. Era realmente hermoso. Una foto no iguala su belleza, la sensación era única, el sentimiento increíble, la felicidad plena. Acto seguido, me acordé de aquellos que echaba de menos y me gustaría que hubieran compartido ese momento conmigo. De alguna forma, estaban allí a mi lado.

Vuelvo a casa, aún queda un largo camino en avión. Y, aunque ha sido por poco tiempo, cada experiencia vivida trae consigo un aporte nuevo a mis días. Una visión de conjunto cargada de simbolismo y satisfacción.

Vuelvo con dos maletas, una de ellas cargada con ropa -sucia- y un montón de historias. La otra, la llevare siempre conmigo, en el corazón.

¡Gracias Perú!

¡Gracias OSF!

JORGE RIVAS - COORDINADOR OSF PERU - DELEGACIÓN 2017

antes que nada agradecerles una vez más por haber sido parte de esta tercera campaña de la OSF, haber brindado su tiempo y sus ganas, ha sido un grupo muy bonito con el cual hemos pasado momentos muy agradables e inolvidables, cada campaña es única e irrepetible ya que en cada una dejamos el corazón en lo que hacemos, poniendo pasión y entregando todo de nosotros, creo que hemos crecido como personas y como profesionales aprendiendo día a dia de los demás y de las personas que llegaban a atenderse, ya que muchas veces los que menos tienen son los que más dan de sí, y al menos yo me voy contento de haber conocido gente tan buena y dedicada, profesionales en todo el sentido de la palabra, como todas las noches, se merecen uno y mil aplausos; que a partir de ahora llegando a sus países, cosechen muchos éxitos, tengan mucho trabajo y recuerden que dando una sonrisa pueden cambiar el día de una persona de una manera inimaginable, sepan que aquí en Perú tienen un grupo de amigos que siempre los esperarán con los brazos abiertos para cuando quieran vivir otra vez esta aventura de la cual todos y cada uno de ustedes ya es parte , recuerden que OSF significa Osea Siempre Familia ..... Adiós muchachos, un fuerte abrazo a cada uno de ustedes.

JULIA GARCÍA - VOLUNTARIA DE ESPAÑA - DELEGACIÓN 2013 / 2015

En 2013, estando en el último año de carrera, dos compañeras y yo decidimos embarcarnos en el proyecto internacional de Odontólogos Sin Fronteras. Teníamos un poquito de experiencia con las prácticas (tan “cuadriculadas”) de la universidad, pero iba a ser la primera vez que trabajásemos de manera autónoma. Cuando llegamos a Lima-Peru no teníamos muy claro si seríamos capaces de cumplir con las expectativas que se tenían de los voluntarios y, sin embargo, a lo largo de las semanas de campaña, conseguimos ser profesionales independientes, que se guiaban por sus propios criterios, pero teniendo siempre el apoyo de los compañeros con “más carrera”, que te echaban una mano siempre que fuese necesario. A nivel odontológico crecimos como profesionales al ver que éramos capaces de diagnosticar y tratar decenas de patologías diarias; como compañeros aprendimos y enseñamos las distintas escuelas y métodos de trabajo; y como personas compartimos vivencias y opiniones. Trabajar con Odontólogos Sin Fronteras me permitió dedicarme a ser la odontóloga que llevaba queriendo ser durante cinco años. Y, aunque hay más alegrías que penas, claro que no todo es maravilloso. Hubo días en los que regresé en el autobús con buen sabor de boca porque empasté varios dientes a ese señor que, si no hubiese estado ahí, probablemente habrían terminado dándole problemas o cuando esa niña lo primero que me dijo es que “tenía miedo” y terminó yéndose con una sonrisa. Otros fueron peores, porque le saqué dos muelas a una chica de diecinueve años, sabiendo que no podría sustituir esas piezas. Y otros directamente me sentí impotente porque no sabía qué hacer con ese nene que no tenía ni un solo diente libre de caries. Por lo que a mí respecta, trabajar con OSF en ese momento fue un antes y un después a la hora de llevar a cabo esta profesión tan bonita, pero que a tanta gente le parece “tan fea”.Cuando regresé a España tenía otra manera de abordar la odontología, más segura y con muchas ganas de no quedarme parada y seguir aprendiendo de todas esas escuelas que me habían enseñado los compañeros peruanos, españoles, chilenos, argentinos, italianos, etc., de cambiar esa visión de los pacientes que lo primero que te dicen es “que miedo me das” y esa visión de la odontología más protocolaria que humana. Con el paso del tiempo uno se moldea como persona y como profesional, practica, aprende, prueba y se equivoca. Aunque apenas habían pasado dos años desde la primera campaña, a mi regreso a Perú en el 2015, la manera de afrontar la segunda era totalmente distinta. Esta vez sabía que las expectativas de los demás estaban cubiertas pero, ¿y las mías? Trabajar en el ámbito de la odontología solidaria es complicado, pues un día estas allí, pero al siguiente (o a la semana o al mes) ya no hay ningún odontólogo a quién acudir. ¿Y si mi tratamiento fracasa?¿y si lo que estamos haciendo no es suficiente? Pues bien, este año trabajamos que lo más importante que podíamos hacer era lo más sencillo: enseñar a utilizar un cepillo de dientes, eso no iba a fallar nunca. ¿Qué tenemos toda la boca llena de dientes deciduos cariados? Muy bien, evitemos que le ocurra lo mismo a los definitivos. ¿Qué le hemos sacado dos dientes a una chica joven? Intentemos que entienda qué hay que hacer para que no haya que sacarle ninguno más. Esta vez el cambio era hacia lo humano, a alejarse de esa odontología tan mercantilizada y acercarse a la odontología humana. A pasar más tiempo enseñando a cepillarse los dientes que a hacer pulpotomías o, que cuando entra un paciente por la puerta veas primero una persona (muchas veces con miedo) y no una boca con dientes. Abrimos la mente a otro tipo de odontología. ¿Que qué te puede aportar trabajar con OSF? No lo sabrás hasta que no lo hagas, pero siempre más de lo que puedas imaginar. “Dicen que viajando se fortalece el corazón, pues andar nuevos caminos te hace olvidar el anterior”

MARÍA ABELLEIRA - VOLUNTARIA DE ESPAÑA - DELEGACIÓN 2014

Con el corazón y los ojos bien abiertos, así llegamos a Perú tres españolas con muchísimas ganas de ayudar. No sabíamos que nos esperaba, ni como ibamos a volver, pero estabamos seguras de que esta experiencia iba a marcar un antes y un después en nuestras vidas. Y así fue, empezó a tomar forma ya en Lima la que iba a ser nuestra gran familia de 12 personas durante un mes, y como en todas las familias, puede pasar de todo: reimos, lloramos, COMIMOS, bailamos, compartimos nuestros secretos más intimos en un círculo de 'Yo nunca' con una gran botella de vino, sufrimos juntos las duchas de agua helada y las picaduras de los mosquitos, y todas aquellas experiencias vividas en grupo no hicieron mas que unirnos y crear lazos entre nosotros que perdurarán sin duda al paso de los años.
Puedo decir sin duda que decidir meterme en esta aventura fue una de las mejores cosas que he hecho en mi vida, tanto por todo lo que conseguimos como por todo lo que me llevo en el corazón. Una experiencia tan increíble como maravillosa, que te da un vuelco a la mente y al espíritu, que te da nuevas perspectivas a la hora de mirar a tu alrededor, y que sin duda marca un antes y un después en tu vida. La vuelta a la realidad de cada uno es dura, es muy dura, pero es ahí cuando realmente empiezas a darte cuenta de como te ha servido y como te ha cambiado esta experiencia. El enriquecimiento personal es algo que no se puede pagar, y todos nosotros nos hemos ido con las mochilas (CONSEJO: NO LLEVÉIS MALETAS!) llenas y sobrepasando el peso permitido de equipaje. Dicen que hay más dicha en dar que en recibir, y yo descubrí en ese mes que es cierto, saber que has ayudado a alguien que lo necesita de verdad es un regalo que creo que todos deberíamos hacernos, y no hay nada más bonito que recibir una sonrisa de gratitud a cambio de tu trabajo. Y ya para acabar.. Que si lo recomendaría? Estando de campaña me acorde miles de veces de amigos y amigas y pensaba para mí: ojalá pudieran vivir esto algun día, se lo deseo a todos. Atreveos a ir, pero recordad llevar la mente, los ojos y sobre todo el corazón bien abiertos, y preparáos para recibir muchísimo más de lo que vais a dar, aunque parezca increíble. No esperéis nada, solo hay que dejar que las cosas pasen naturalmente, y creedme que viviréis momentos increíbles. Y es que muchas veces hay que ver, para empezar a creer.

Y no me quiero ir sin decir GRACIAS!, gracias a los once compañeros de campaña, no podriáis haberlo hecho mejor.

FERNANDO SELLARI - VOLUNTARIO DE ARGENTINA - DELEGACIÓN 2013

A un mes de terminada la misma creo necesario escribir algunas líneas para compartir con el hermoso grupo con el que conviví todo ese tiempo. 
Quiero contarles que aún no termino de acomodar mi cabeza y mi corazón a la rutina ya que lo vivido en Perú fue movilizador en todo sentido. Inclusive los inconvenientes que vivimos y que todos conocemos han servido, al menos en mí, para reflexionar respecto de mis acciones cotidianas. Resiliencia es una palabra muy usada en Argentina y significa la capacidad de salir favorecido y fortalecido ante las adversidades y vaya si conocemos los argentinos de adversidades !!! De las experiencias buenas claro que se aprende pero la realidad es que aprendemos de todo tipo de experiencias. Quiero resaltar y transmitirles que esta vivencia ha sido muy enriquecedora en todo sentido para mí, en lo profesional, en lo humano, en lo social, y fundamentalmente en lo relacional ya que nos comportamos de manera madura respetando nuestras opiniones y aceptando las diferencias ideológicas, filosóficas, laborales y hasta religiosas. Nos reímos mucho con Maxi cuando una noche en San Ramón Fabricio comentó que abajo estaban hablando de Dios y Agustín preguntó: de quién hablan? de Maradona? Fueron muy divertidos los momentos de juntadas a almorzar o cenar. Grandiosas anécdotas seguramente tenemos en la memoria y muchas más cada uno de nosotros que nunca olvidaremos. 
Sé perfectamente que por más que participe en diez campañas más, nunca viviré lo que viví en esta campaña que ha dejado una hermosa marca en mi corazón. 
Un gran abrazo y muchos besos para todos y todas y que la vida nos junte en algún momento. Hasta siempre!!!!

LUCIA CARINI - VOLUNTARIA DE ITALIA - DELEGACIÓN 2013

Que experiencia, Tan fuerte que para mi es todavía difícil volver a la vida "normal". Tengo siempre un pensamiento para ustedes! He encontré un grupo formidable que me he hecho apreciar más la categoría de los odontólogos, hemos trabajado cuando llegó el momento de trabajar, bromeado, hablato de cosas serias y menos serias, siempre ( o casi ) con el sonrisa, y problemas...es normal la vida es llena de problemas, no? si no hay problemas significa que no es real, y este experiencia no ha sido un sueño (aunque a veces pareciera) ha dejado una marca indeleble! Estoy feliz de haber compartido parte de mi vida con cierta gente! Espero de encontrarnos otra ves!!gracias!

HECTOR SOMOCURCIO - COFUNDADOR OSF EN EL 2003

Un éxito, mas palabras redundan y efectivamente sacarse de la cabeza toda esta experiencia en global pesa y lo bueno es que nos marca un después en nuestro accionar cotidiano, esperamos poco a poco las palabras e impresiones de todos y que esta unión siga, como ya lo dije somos una gran familia que va creciendo y fortaleciéndose año a año ya que compartimos un idea en común la cual es brindar una sonrisa cálida y amiga a quienes mas lo necesitan.


HECTOR SOMOCURCIO

PRESIDENTE OSF

PALABRAS DE AGRADECIMIENTO A TODOS LOS VOLUNTARIOS PARTICIPANTES EN EL 2013

MARÍA ARROYO (BURGOS), IRENE SUÁREZ (ASTURIAS),VALERIA CEBRIÁN (PALENCIA)-VOLUNTARIAS DE ESPAÑA - DELEGACION 2012

En agosto del 2012 decidimos embarcarnos en una gran aventura!!!

Fue un mes muy especial en el cual pudimos dar atención odontológica y ayuda a comunidades necesitadas del Perú. Estuvimos en varias provincias colaborando, como en Huánuco, Llata, Dos de Mayo y Tingo María. Vivimos bonitas experiencias, muchas de ellas inolvidables, que nos hacían subir la adrenalina… y que hoy en día se quedan en grandes anécdotas.  Trabajamos, cantamos, reímos, lloramos como un gran grupo. Creamos amistades que a día de hoy, aún perduran y aprendimos a valorar cada cosa que tenemos. Realmente una experiencia gratificante que te da la oportunidad de viajar mientras aportas tu ayuda médica a personas que realmente lo necesitan.

Sin duda alguna la Campaña Ontológica “Dientes Sanos, Sonrisa Feliz” ha marcado un antes y un después en nuestras vidas. 

MARIA FRANGANILLO - VOLUNTARIA DE ESPAÑA - DELEGACIÓN 2011

Cuando pensé en ir a Perú... sólo pensaba en el montón de horas de avión.. y si mi estómago resistiría tanto... Quería ir, siempre había deseado ir a un país, el que fuera, a ayudar en lo que pudiese, y resulta que estudié esta carrera, y esta campaña me venía caída del cielo. Pero nunca pensé que podría traerme tanto de vuelta. Y no sólo lo digo por cómo traía la maleta de cosas! jeje...

Y es cierto que todo aquello es una burbuja, que vivimos situaciones que no se dan en otras circunstancias, que nos hace conocernos más, al otro y a uno mismo, pero es como las burbujas que cuando explotan.. Siempre caen unas gotitas. Pues ahora yo me estoy salpicando de ellas... porque ya en el día a día, el trabajo, las obligaciones… Cuando queda un ratillo libre para pensar en nuestras cosas.. Siempre me sacáis una sonrisa. Y es que os echo a todos tanto de menos

Tengo mil cosas en la cabeza, y ojala las pudiese escribir todas.. a cada uno.. que me habéis enseñado tanto.. a aguantar las duchas frías, porque algunos es lo que tienen todos los días.. a soportar los largos viajes, porque algunos se han tragado unos buenos por ayudar a la gente... a ser mejor profesional y sobre todo, a ser mejor persona. Gracias, de verdad. Habéis vuelto a encender eso en mí que es mantenía tan tenue... y ahora me ayudar a echar una risa de las cosas que antes me agobiaban tanto, y a sonreír a todo el que pueda a ver si así aun que sea le alegro un poquino el día.

También creo que he tenido mucha suerte, por estar allí en ese momento, donde estabais vosotros y haber hablado de esas cosas que han hecho florecer esto tan bonito... Porque ya cada uno formáis un cachito de mí, y me siento afortunada por ello.

Espero que todo os vaya bien en estos días.. y que... las fronteras.. sólo limitan los terrenos..

Un abrazo enorme a cada uno.Os quiero!!

CAMILA VILCHES - VOLUNTARIA DE CHILE - DELEGACIÓN 2011

De verdad que en un principio no sabia bien si iba  o no a la campaña pero algo dentro de mi me dijo que tenia que ir... pues bueno en todas las campañas y en realidad en todas las experiencias de la vida uno gana y aprende algo, no hay experiencia en donde uno no rescate lo lindo y en realidad eso es vivir sacar lo lindo de cada lugar... de cada persona y bueno en este viaje me toco el gran regalo de dios de conocer personas maravillosas que sin duda nos volveremos a encontrar; creo y afirmo que sin duda ha sido una de las experiencias mas lindas de mi vida compartir con personas que vieran la vida tan igual a mi que le dieran el mismo sentido y que las ganas de ayudar al otro sea lo que nos mueve... no se ve todo los días, si que gracias a cada uno de ustedes, por la oportunidad de conocerlos y poder compartir con cada uno... de verdad que estoy agradecida a mas que en este viaje encontré amigos y hermanas.

Los quiero mucho a cada uno y suerte a los que todavía estén en campaña!!!!

MARCELO LAGOS - VOLUNTARIO DE CHILE - DELEGACIÓN 2011

Hola ..
como están?, espero que muy bien, bueno les cuento hace poco rato llegue a Santiago, me demore mas de lo que tenia esperado, me pillo nieve en el desierto, y me atrase mas de 10 horas que no tenia pensado... pero en fin, si les escribía a cada uno , creo que me demoraría aun mas en llegar a mi casa, pero quise detenerme un rato para darle las gracias infinitas a cada uno por los momentos compartidos en esta campaña...la verdad es que no me gustan las despedidas, quizás por eso trato de ser lo mas breve posible cuando hay que despedirse .
Siempre es gratificante conocer gente que busque lo mismo que uno, hacer las cosas igual que todo el mundo pero con un sello personal. Que eso es único, como una escuche  “no podremos cambiar el mundo, pero si podemos aportar con un granito de arena”. y bueno por lo demás si podemos cambiarle el mundo a una persona...
Cuando partí a la campaña, solo partí con una mochila algunas ideas locas y ganas de ayudar, y sin embargo me devolví con el corazón lleno, por nuevos amigos, fortalecida mas aun la amistad con mis viejos amigos, un hermano y gente muy especial que la vida te pone en el camino, y bueno también me devolví como con 5 kilos de mas y sin ganas de comer arroz papa y pollo por un buen tiempo...
Cuando vas viajando y la gente te pregunta de adonde vienes o mis amigos me preguntan cual será el panorama para mis vacaciones y les digo , ir a Perú a trabajar con AMIGOS a lo que  todos me tratan de loco, viajar muchos días, y bueno todos me dicen el chiste de quedar sin culo, jejeje y si eso es ser loco, bueno si, soy loco ....pero ustedes  son personas que ven algo mas haya de los dientes, vemos personas, y por sobre todo SONRISAS,  que podemos dar algunas , pero inconscientemente nos las regalamos a nosotros mismos...hay que recordar que regalar sonrisas solo lo hacen los mimos, los payasos y nosotros..
"Lo que para muchos puede ser una locura, para otros es una felicidad mas grande y profunda, el hacer las cosas diferentes, y arriesgarse solamente a quemar cada centímetro de mecha de nuestras vidas y algún día en nuestro ultimo respiro, poder decir que fuiste el actor de tu vida, y ayudaste en otras también.... trascender, eso es lo importante"
           Muchas gracias a cada uno, por cada momento compartido... hasta la próxima...

HECTOR SOMOCURCIO - COFUNDADOR OSF EN EL 2003

Al ver expuesto el corazón en tan lindas líneas, ponemos también el nuestro en todos los sentimientos que afloran ahora terminado todo y  cada uno debe llevar en su corazón.

En serio que se parte el alma por las despedidas y todos los gratos recuerdos que nos llevamos, ya que en estas campañas se viven cosas buenas y malas y al final lo que nos roba una sonrisa son las cosas buenas.

No lo tomemos como una despedida que nos parte el corazón, tomémoslo como un punto de partida que nos llene de regocijo para lo que planeamos hacer el próximo año, agradezco de  corazón haberlos conocido, como dices marce a los que nos conocíamos...reforzar el lazo....se ve que seguimos creciendo y seguiremos siempre y cuando los amigos, hermanos y voluntarios que vengan y nos acompañen sean tan sinceros y reales como lo han sido todos....eso nos permite brindar lo mejor de nosotros y cambiarle con ese granito de arena la vida y la sonrisa aunque sea a una sola persona....

A seguir adelante por una amistad y cariño sin fronteras....cuando se quiere se puede y se logran grandes cosas....

Me despido de todos en espera de seguir manteniéndonos al tanto de las avatares de nuestras vidas reales y no de la burbuja que formamos en las campañas, donde disfrutamos de nuestra hermandad sin fronteras....

HECTOR SOMOCURCIO

PRESIDENTE OSF

PALABRAS DE AGRADECIMIENTO A TODOS LOS VOLUNTARIOS PARTICIPANTES EN EL 2011

FERNANDO MONTES - COFUNDADOR OSF EN EL 2003
Dedicando unas palabras a los futuros voluntarios.

Hace un tiempo vimos en el periódico un reportaje titulado "La sonrisa perdedora de los peruanos" y fue algo que realmente nos afectó y que de alguna manera, se sintió como un insulto. Pero desgraciadamente, la realidad es que una enorme cantidad de gente que comparte con nosotros este cada vez más marrón planeta llamado tierra, tiene pocas posibilidades de lucir una sonrisa "triunfadora" o simplemente lucir una sonrisa, porque desde muy jovenes pierden su dentadura por falta de recursos y/o educación.

Por otro lado, podríamos alegrarnos de compartir con el ilustre Quijote de la Mancha la denominación de "Caballero de la triste figura", no por lo alto y delgado, sino por como dice Cervantes, carecer de dientes en su boca; pero la realidad es que sonaría mejor algo como "Caballeros de la blanca sonrisa" o al menos "Gente que tiene todos sus dientes sanos".  En el Perú, la caries y los problemas relacionados con la salud oral son una verdadera epidemia que tenemos que combatir.

Afortunadamente para todos, no es necesario que dejen sus consultorios para ir a lugares remotos o marginales a hacer una labor social (aunque bienvenidos sean los que quieran), porque para eso está Odontólogos Sin Fronteras (OSF). OSF es una ONG  que actualmente se encuentra dedicada al tema de prevención y educación, a la vez que desarrolla atención en poblaciones realizando todo tipo de tratamientos (en los que la exodoncia es la última alternativa contemplada).

Pues así, llevamos atendidas a muchas personas en este tiempo, y se nos han unido "locos" con los mismos ideales en países como España, Bolivia y Chile.